Informations / Information / Informaciones

19-23 octobre / october / octubre 2020

Piriapolis & Montevideo, Uruguay

Aplazamiento de la Asamblea Mundial hasta 2021

03/23/2020

Aplazamiento de la Asamblea Mundial hasta 2021
Mensaje destinado a los grupos miembros de Emaús Internacional

Muy queridos amigos y amigas,
 
Mientras que la pandemia de COVID-19 no deja de extenderse, queremos enviarles un mensaje a todas y a todos, compañeras, compañeros, responsables, empleadas, empleados, amigas y amigos de todo el movimiento Emaús.
 
Ante todo, para decirles que esperamos que estén todos sanos, que se estén cuidando y que estén cuidándose mutuamente en sus grupos y en su entorno. Esta grave epidemia está haciendo estragos, por lo que les recomendamos encarecidamente que sigan rigurosamente todas las instrucciones sanitarias que se comuniquen en sus países.
 
En segundo lugar, para decirles que, a pesar de las medidas de confinamiento, el cierre de fronteras y la cancelación de nuestras reuniones y desplazamientos, hemos encontrado, con la ayuda de la Secretaría Internacional de Emaús (SIE), los medios para estar en contacto entre delegados/as del Comité Ejecutivo. Juntos, y con el Consejo de Administración, hemos evaluado la situación y estamos reflexionando sobre cómo acompañar a los grupos y al movimiento en este periodo de interrogantes y de profunda alteración que estamos atravesando.
 
Estamos y permaneceremos al lado de los más desfavorecidos y, aunque el trabajo se vaya parando poco a poco en diferentes países, seguimos compartiendo vida en las comunidades de todo el mundo. En ocasiones, esto se vuelve prácticamente imposible, porque el personal de algunas de nuestras estructuras está obligado a quedarse en casa y aún no sabemos cómo vamos a poder asegurarles unas condiciones vitales mínimas. Sin embargo, estamos viendo en distintas partes del mundo, tanto en Francia como en otros lugares, iniciativas o acciones que se llevan a cabo para garantizar nuestra solidaridad con los más desfavorecidos.
 
Obviamente, ante este contexto, vamos a tener que replantearnos el calendario de encuentros y de trabajo, tanto en nuestros países como en las cuatro regiones de Emaús y a nivel internacional, sobre todo la celebración de nuestra Asamblea Mundial. Es demasiado pronto para pronunciarnos con exactitud —y las realidades en el terreno nos irán aclarando poco a poco al respecto—, pero debemos plantearnos aplazar esta importante cita de nuestro movimiento a 2021.
 
Hemos contemplado aplazar la Asamblea Mundial porque queremos dejar el tiempo necesario a todo el mundo para reponerse en esta época difícil, que aún no podemos prever cuánto durará.
 
Lo hacemos porque en este lapso queremos poner en marcha varias iniciativas de solidaridad. Algunos ya lo hacen a nivel nacional, pero la dimensión internacional de esta pandemia y lo que está revelando sobre los confines inadmisibles del modelo predominante de globalización también nos obliga a pensar nuestra solidaridad a nivel mundial, ya que existimos en más de 40 países. ¡Y en ello reside también nuestra fuerza! La propia naturaleza de nuestro movimiento, su diversidad y su dimensión internacional nos permiten hacer frente común.
 
Cuando llegue el momento de nuestra importante cita en la Asamblea Mundial, tendremos que aprovechar la ocasión para reflexionar juntos sobre nuestras alternativas al sistema que combatimos, que destruye vidas y se carga el planeta.
Esta crisis sanitaria es una alerta más sobre las derivas de las políticas neoliberales, que no han dejado de agravar las desigualdades sociales en las últimas décadas, dentro de nuestros países y entre las regiones del mundo, de destruir nuestros ecosistemas, de generar una pérdida de biodiversidad a veces irreversible, y cambios climáticos preocupantes. Dichas derivas también conllevan en todo el mundo un desmantelamiento progresivo de los servicios públicos, la privatización del acceso a nuestras necesidades más básicas, como el acceso al agua, a una alimentación saludable, a la educación o a la salud. Estas decisiones políticas van a tener un impacto muy duro en la capacidad de cada país de curar a sus enfermos y de cuidar de los más vulnerables, entre los que se cuentan las personas migrantes, sin hogar o en situación de gran pobreza de todo el mundo.
 
Esta pandemia marcará un antes y un después, y debemos movilizarnos para que el ‘después’ nunca más sea como el ‘antes’.

Todas las personas que formamos parte de Emaús Internacional, a todos los niveles del movimiento, queremos construir un mundo de justicia y de paz.
 
Les deseamos a todas y a todos mucho ánimo y fuerza colectiva para superar estos momentos inéditos de nuestra historia. Les mantendremos informados sobre las medidas que vamos a adoptar junto con el Consejo de Administración en las próximas semanas para hacer frente común con solidaridad, así como sobre las perspectivas futuras.
 
¡Juntos, más que nunca, lo lograremos!
Los delegados y las delegadas de Emaús Internacional
¿Descubrir las acciones de los grupos americanos durante una Asamblea Mundial? ¡Sí que es posible!